Seleccionar página

Práctica psicológica basada en la evidencia científica

y adaptada a tus necesidades individuales

!Pedir hora ya!

Atención de Psicólogos Barcelona

No hacemos magia, hacemos lo que funciona

!Pedir Hora Ya!

Psicólogo Barcelona

¿Quieres resultados?

¿Por qué no probar lo que funciona?

!Pedir Visita Ya!

Al enviar aceptas la política de privacidad

Terapias Conductuales de 3a Generación

Mindfulness

psicologos-barcelona-hipnosis-clinica

Hipnosis Clínica

Terapia Breve Centrada en Soluciones

Actuo Psicologo Barcelona: tu centro de psicología

Actuo Psicólogo Barcelona es un centro de psicología dirigido a ofrecer atención psicológica y conocimientos relacionados con la psicología. Por lo que está destinado a ofrecer ayuda a personas que se encuentran en un momento de dificultad y quieren encontrar soluciones. Asimismo, nuestro centro psicoterapéutico Actuo ofrece también herramientas para usuarios de psicoterapia, profesionales de la psicología y demás interesados en esta disciplina.

En Actuo Psicologo Barcelona proponemos un enfoque de tratamiento que consiste en proporcionar informartus alcacer psicologo barcelonaación y habilidadespersonalizadas para ayudar con empatía y comprensión a abordar una amplia gama de situaciones vitales y lograr el crecimiento personal. Empleamos diversos métodos basados en la evidencia científica e incorporamos lo que es más adecuado y útil para el trabajo conjunto con cada persona, en favor de su autonomía, fortaleza y objetivos.

Cuando las personas nos planteamos acudir a una primera sesión terapéutica con un psicólogo, es casi seguro que llevamos una larga lucha a nuestras espaldas. Incluso a veces, cuanto más nos esforzamos para mantener a raya a aquello que nos atormenta, más grande parece tornarse nuestro enemigo.

¿Es posible dejar de pelear contra uno mismo, contra los propios pensamientos, sentimientos y emociones, para enfocar tus acciones y tu vida hacia tus valores?

¿Podría ser que todo su esfuerzo hubiera estado formando parte de una estrategia que no funciona?

¿Estaría dispuesto a cambiar algo de esa estrategia en favor de aquello que considera importante en su vida?

 

Terapia psicológica en barcelona para niños, adultos, parejas y familias

En Actuo ofrecemos terapia psicológica en todos los formatos, es decir,  puedes acudir a nosotros ya sea que estés buscando terapia psicológica individual para adultos, que estés interesado en terapia psicológica para niños o terapia psicológica infantil, que quieras acudir a consulta con tu pareja a modo de terapia de pareja, o que consideres oportuno visitarte con varios miembros de tu familia en forma de terapia familiar.

Psicoterapia para Adultos

Psicólogo infantil

Psicoterapia de pareja

Psicoterapia familiar

Motivos de consulta psicológica

Cada una de estas imágenes representa algunos de los motivos de consulta psicológica que son más frecuentes, por los que las personas deciden acudir al psicólogo, pero no todas, cada uno tiene sus razones particulares para solicitar el soporte de un psicólogo. Como decíamos, las personas no van solo al psicólogo por padecer trastornos psicológicos sino que hoy en día es común consultar al psicólogo sin necesidad de tener un trastorno, es más, lo más habitual es solicitar ayuda psicológica cuando nos encontramos en una situación difícil o nueva, por ansiedad o para  la mejora personal.

¿Cómo es una sesión de terapia psicológica?

Cada sesión es única y especial, adaptada a cada persona, enfocada a sus problemas y objetivos específicos. En las sesiones se emplean como herramientas la conversación, ejercicios, metáforas, registros, tests, hipnosis, meditación, etc. No solo nos centramos en los síntomas, sino que la atención se dirige esencialmente hacia lo que la persona quiere hacer en su vida. La relación entre el usuario y el terapeuta es una relación entre iguales, no jerárquica, sino igualitaria, no directiva y exploratoria. Por lo tanto, el terapeuta tiene un rol activo, pero en ningún caso impone nada. Es como si terapeuta y usuario fueran dos escaladores cada uno en una ladera de la montaña. El psicólogo está atento al recorrido del usuario, y desde su posición, aporta otra perspectiva. Hay cosas que solo se ven desde el recorrido, por eso el usuario es quien habla de lo que siente y piensa, de sus valores o si se encuentra o no escalando la montaña adecuada; mientras que el terapeuta tiene la ventaja de la perspectiva. El usuario es el experto en sí mismo y su recorrido, y el terapeuta está especializado en el funcionamiento de lo que las personas hacen, sienten y piensan. Por eso no nos referimos a las persona que acuden a terapia como pacientes. El paciente es el que tiene paciencia, y es necesario desvincular el término de la connotación en la que el usuario es un sujeto pasivo que recibe un tratamiento, sino al contrario, la parte más importante en el recorrido la hace el usuario. Por todo lo dicho, debe haber siempre un acuerdo entre terapeuta y usuario tanto sobre los objetivos como los métodos que se llevarán a cabo para conseguirlos.

El trato recibido por parte del terapeuta debe connotar interés genuino en la persona, empatía, proximidad, afecto ético, honestidad y una profunda aceptación incondicional. Creando un vínculo cliente y terapeuta de aprecio, confianza, respeto, de compromiso común y recíproca comprensión de las actividades psicoterapéuticas.

De esta manera, entre cliente y terapeuta se acuerdan conjuntamente:

-los objetivos del tratamiento psicológico

-las tareas que se llevarán a cabo durante la psicoterapia

Es decir, se trata de generar un acuerdo entre iguales enfocado a unos objetivos comunes.

Puede haber ocasiones en las que sea oportuno e importante para el progreso terapéutico que el cliente lleve a cabo tareas fuera de la sesión de terapia. Un elemento esencial para optimizar la eficacia del proceso es que el cliente actúe como participante activo tanto en la sesión como en su vida diaria.

¿Cuándo es aconsejable ir al psicólogo?

Es aconsejable acudir al psicólogo cuando experimentamos un malestar que se mantienen en el tiempo con síntomas como: ansiedad, depresión, tristeza, obsesiones, problemas sexuales y de pareja, insomnio, ira, miedos o fobias, etc.

Es adecuado para las personas que están pasando por un momento difícil, o para aquellas que simplemente se proponen vivir mejor en general y mejorar en campos específicos, como pueden ser el deporte, la gestión de tareas, las relaciones sociales, la timidez en ciertas situaciones y demás.

La gente a menudo no consulta al psicólogo por los trastornos tradicionales, y en absoluto visitar a un psicólogo significa que estamos enfermos, sino al contrario, es otro paso en la dirección que consideramos valiosa.  A veces, cuando tenemos un problema, las personas ponemos en marcha un conjunto de estrategias para solucionarlo que pueden no ayudar a resolverlo, pudiendo agravarlo e incluso formar parte del problema en sí. Lo cual evidencia que el problema no es ni está en la persona, sino en la estrategia que se ha utilizado. Por eso puede ser muy útil consultar con un psicólogo para señalar la estrategia de resolución que no está funcionando y modificar lo que hacemos. En definitiva, ir al psicólogo debería ser resultado de una elección individual, ya sea por que experimentamos un malestar, para facilitar la adaptación a nuevas situaciones, o para optimizar nuestro rendimiento, habilidades y bienestar.

¿Cómo es la primera visita en la consulta de nuestro centro de psicología en Barcelona?

La primera visita en nuestro centro psicológico Actuo consiste en una entrevista inicial en la que tratamos de identificar el problema y establecer los objetivos del tratamiento. Sabemos que el vínculo terapéutico, es decir, la relación entre terapeuta y usuario, es un elemento clave para el éxito del tratamiento. Por eso en la primera visita se establecen las bases de esta relación, aclarando que el cliente, su historia vital, y lo que quiere construir en su vida es el centro del tratamiento. La guía son los valores del usuario, y es el cliente quien elige sobre qué versará el tratamiento psicoterapéutico.

En esta primera visita, o sesión, se fija el tono emocional estableciendo un entorno seguro en el que el terapeuta no juzga a sus clientes, sino que colabora con ellos como aliado. El terapeuta no es una “persona superior que lo sabe todo y resuelve problemas”, sino que trata de maximizar la fortaleza del usuario para llevar todavía mejor su vida adelante.

¿Cuál es la frecuencia de las consultas de psicoterapia? ¿Con qué periodicidad visitaré al psicólogo?

Lo más habitual es empezar con una sesión de una hora por semana. A medida que se avanza en el tratamiento las sesiones se van espaciando, cada dos o tres semanas, en función de las necesidades de cada uno.

¿Cuánto dura la terapia psicológica?

Depende. Hay personas que aun y partir de una situación muy dolorosa sienten una gran mejoría incluso con tan solo una sesión y en otros casos puede ser incluso visitarse con regularidad durante largos periodos de tiempo. Por ejemplo, un tratamiento para de dejar de fumar con Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) podría establecerse con ocho semanas a una frecuencia de una sesión por semana, pudiendo ser convenientes posteriores sesiones de control. Siguiendo con los ejemplos, el tratamiento psicológico cognitivo-conducutal para Ansiedad o Depresión, pueden oscilar entre cuatro y doce semanas a una frecuencia de una sesión semanal o quinquenal. Como decimos, la duración es variable y se va acordando la frecuencia conjuntamente con el usuario, siendo oportuno ir espaciando las sesiones a medida que se avanza en el tratamiento, pudiendo empezar con una frecuencia semanal, para pasar luego a una sesión quinquenal o mensual.

Lo más razonable parece ser el inclinarse por las terapias breves para minimizar el dolor y el coste. Cuando estamos mal, es natural buscar la mejoría lo antes posible. Además, en muchos casos, el factor económico también es algo a tener en cuenta, y a menos sesiones menor será el precio del total del tratamiento psicológico.

En cuanto a la duración del proceso, varía según la persona, el problema inicial, la implicación en la terapia, y otras muchas variables.

Los psicólogos deben mirar por el bienestar del usuario a todos los niveles, por eso, que la persona esté bien lo antes posible y que invierta lo mínimo en el precio del psicólogo, son factores a tener en cuenta.

¿Son efectivos los tratamiento breves?

“Lo breve, si es bueno, dos veces bueno.

Y lo malo, si poco, no tan malo.”

 

Sí, incluso en muchos casos pueden ser más eficaces que los tratamientos de larga duración. A menudo las personas acuden en busca de un tratamiento psicológico al padecer una situación dolorosa, con el objetivo principal de superarla. Como es lógico, lo deseable es acabar con el dolor cuanto antes, pero no de cualquier manera, sino de una forma duradera que nos permita dirigirnos hacia aquella vida que deseamos. Esta es una de las razones por las que abogamos por terapias breves y eficaces basadas en la evidencia científica. Además, los tratamientos psicológicos que empleamos no van exclusivamente dirigidos al síntoma, es decir, al dolor particular que ha llevado a la persona a solicitar la consulta psicológica, sino que además de resolver el síntoma, nos esforzamos por equipar a la persona con un conjunto de aprendizajes y herramientas con los que será más fuerte para el resto de situaciones complicadas de su vida, de manera que pueda salir adelante al disponer de más medios para afrontar el porvenir. A continuación comentamos algunos motivos del porque tienden a ser más convenientes las terapias de corta duración, así como algunas excepciones.

  • No crear dependencia a la terapia: uno de nuestro principales motivos para dedicarnos a esto es el contribuir al empoderamiento de las personas.  Esto es, nuestro objetivo es cooperar con las personas en el camino de hacerse más libres, más fuertes, más auto-sufientes, más plenas, más capaces de encarar por sí mismas la gestión de su propia vida.  Desde la psicología sabemos que los tratamientos largos pueden ser contraproducentes al generar en la persona el efecto contrario al deseado. En otras palabras, puede que la persona desarrolle cierta dependencia a la terapia, y la dependencia es algo muy opuesto al empoderamiento, y por lo tanto, contraria a nuestros objetivos y principios.
  • El coste del tratamiento: además del perjuicio del coste en la autonomía personal de la que hablábamos anteriormente al alargar la duración del tratamiento, hay otro perjuicio en cuanto a coste se refiere, que es el coste económico. A más sesiones mayor coste económico. Evidentemente, si lo que queremos es favorecer a nuestro usuario en todos los sentidos, raramente lo estaríamos haciendo de manera adecuada si menospreciamos el inconveniente del gasto económico.
  • Llegar a más personas: esto se explica por la cuestión de la disponibilidad, a menor duración de los tratamientos, más tratamientos podremos realizar y a más personas podremos llegar.

Las excepciones a los tratamientos breves

  • Problemas que por su naturaleza requieren de un tratamiento largo o crónico: hay personas que padecen ciertas afecciones, como por ejemplo la esquizofrenia o el Trastornos de personalidad límite, en las que puede ser conveniente ayuda psicológica con determinada regularidad durante periodos prolongados.
  • Consultas de control y evaluación: una vez terminada la fase del tratamiento que requería mayor frecuencia en las consultas, en algunos casos puede ser apropiado ir haciendo visitas espaciadas en largos periodos de tiempo -como por ejemplo cada 6 meses- para controlar que se está siguiendo adecuadamente el camino trazado, y que este camino sigue siendo adecuado para conseguir los objetivos que la persona quiere, además de reforzar las fases previas del tratamiento.
  • Consultas no constituyentes de tratamiento psicológico: hay personas que gustan de tratar algunos temas con su psicólogo de confianza, por lo cual, se van visitando de vez en cuando, dado que el psicólogo guarda absoluta confidencialidad con todo los temas que se trata en las sesiones. Lo cual puede servir como “desahogo” al poder tratar con alguien aquello que es íntimo.

¿En cuanto tiempo veré resultados?

Es frecuente que las personas que experimentan malestar y acuden al psicólogo para empezar un proceso de psicoterapia sientan urgencia en conocer en cuánto tiempo empezarán a notar mejoras.

La psicoterapia es un proceso que depende de muchos factores, por eso, a menudo, no es posible determinar de antemano cuánto durará el total de la intervención psicológica. A veces, con una sesión se siente una gran mejoría y también hay personas que quieren visitarse con un psicólogo solo una vez para tratar una cuestión particular. Luego, son frecuentes tratamientos de aproximadamente unas 8 sesiones repartidas en unos meses. En algunos casos, aunque son los menos, a ciertos usuarios les puede ser conveniente irse visitando con regularidad durante largos periodos de tiempo. Por último, mencionar que hay terapeutas que todavía emplean sistemas terapéuticos de larga duración como el psicoanálisis. Por eso vale la pena informarse de la forma de trabajar de cada psicoterapeuta antes de la primera visita, para encontrara los psicólogos que se adaptan mejor a nuestras preferencias.

Si buscas un psicólogo en Barcelona, no dudes en ponerte en contacto con nuestro centro de psicología. Estaremos encantados en asesorarte en todo lo relativo a los tratamientos psicológicos.

¿Hay que estar enfermo para ir al psicólogo?

No, ni mucho menos pedir ayuda psicológica significa estar enfermo, sino que representa haber dado otro paso para la mejora de uno mismo. Puede ser adecuado tanto para las personas que están pasando por un momento difícil, como para aquellas que simplemente se proponen vivir mejor,tomar las riendas de su vida, desarrollar mayor auto-conciencia, trabajar en favor del yo que se quiere ser y aquello que es valioso para uno mismo. Actualmente, las personas solicitan ayuda terapéutica no sólo por los trastornos mentales o problemas psicológicos, sino también por el malestar emocional y las dificultades de adaptación a la vida cotidiana.

En definitiva, se puede acudir al psicólogo por motivos tan diversos como:

  • -Trastorno mental
  • -Malestar emocional
  • -Dificultades de adaptación
  • -Auto mejora o Desarrollo personal
  • -Coaching

¿Me sería conveniente solicitar ayuda psicológica?

Acudir o no al psicólogo debe ser resultado de una elección individual, que puede estar motivada por multitud de razones diversas. En ocasiones nuestros esfuerzos para resolver determinada situación se tornan improductivos. Ello ni mucho menos confirma una ineptitud personal, sino que la estrategia que estamos empleando puede no ser la adecuada. Incluso es posible que llegue a suceder que todo este esfuerzo y empeño que destinamos al desarrollo de la estrategia inadecuada se torne el sustento mismo del propio problema. En este caso, puede quedar truncada la potencialidad que tenemos todas las personas para conducir nuestras vidas hacia la dirección que cada uno considera valiosa para sí.

Estas dificultades pueden alargarse más de lo necesario e interponerse en la posibilidad de vivir la vida que desearíamos. Por ello, el trabajo conjunto con un psicólogo puede ayudar a proporcionar una nueva visión, apoyo y nuevas estrategias para todo tipo de desafíos que la vida conlleva.

Consultar con un profesional de la psicología es adecuado para cualquier persona que esté interesada en obtener el máximo provecho de su vida, responsabilizarse de su propia conducta, desarrollar una mayor conciencia de sí mismo y trabajar para un cambio.

Se puede solicitar terapia para mejorar cualquier aspecto de nuestra existencia. Ya sea que partamos de una situación desfavorable, un problema particular, o que simplemente queramos optimizar nuestro rendimiento y habilidades en ciertas materias relacionadas con uno mismo.

¿Qué beneficios me puede aportar la psicoterapia?

El beneficio principal de la psicoterapia es la mejora de la calidad de vida o el restablecimiento de la salud mediante la adquisición de nuevas perspectivas y habilidades útiles para minimizar o eliminar la depresión, la ansiedad, el estrés y demás problemas que dificultan el desarrollo de nuestra capacidad para dirigirnos hacia esa vida que consideramos merecedora de ser vivida.

Algunos de los beneficios de la psicoterapia:

  • Habilidades para manejar el estrés y la ansiedad
  • Afrontamiento más eficaz de los obstáculos y  las dificultades
  • Incremento de la vitalidad, la paz y el bienestar
  • Herramientas para solucionar situaciones y conflictos
  • Aprendizaje de comportamientos más afines al yo que queremos ser
  • Manejo de emociones y estados de ánimo
  • Modificación de comportamientos poco saludables
  • Mejora general de la calidad de vida

Psicólogo cognitivo-conductual en Barcelona

Psicoterapia personalizada basada en la evidencia científica

Desde Actuo psicólogo barcelona mantenemos un enfoque funcional contextual, es decir, consideramos que el individuo reacciona en base a su historia vital y el entorno del momento presente. Esta premisa conlleva el poner especial énfasis en la búsqueda de los factores responsables de que la persona esté respondiendo de aquella forma que ella misma considera inoportuna. En otras palabras, lo que hacemos para promover el cambio es hallar cuáles son los elementos que están manteniendo el problema, para así desestabilizaros y conseguir un nuevo resultado.

Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT)

La Terapia de Aceptación y Compromiso o ACT se engloba dentro de las llamadas terapias contextuales y se apoya en la teoría de marcos relacionales, la cual se centra en el análisis del lenguaje y la cognición como aprendizaje. El objetivo de la ACT es que la persona, mediante la aceptación,  cese de luchar contra sus pensamientos, emociones y sensaciones, para así poder dirigir la acción hacia sus valores.

Psicoterapia Analítica Funcional (FAP)

La Psicoterapia Analítica Funcional FAP, también perteneciente a las terapias contextuales, es un tipo de terapia de conducta distinta a otras terapias de conducta tradicionales, pues sus técnicas concuerdan con las expectativas de los clientes que buscan una experiencia terapéutica intensa, emotiva y profunda. FAP orienta al terapeuta hacia una relación afectuosa, genuina, confidencial, comprometida y emotiva con su cliente, al tiempo que saca provecho de la claridad, la lógica y las definiciones precisas del conductismo radical. La terapia versa sobre la construcción de una relación afectiva,dado que si puedes vence tus miedos y tus bloqueos con una persona, puedes también conseguirlo con otras.

Terapia Congnitivo-Conductual con Mindfulness (TCCMi)

La Terapia Congnitivo-Conductual con Mindfulness (TCCMi) es un enfoque terapéutico sistémico que integra meditación Mindfulness con elementos centrales de métodos cognitivos y conductuales con el fin de enseñar a interiorizar aprendizajes para regular las emociones y la atención, y aprender a externalizar esas habilidades a los contextos en los que las propias dificultades se inician o se mantienen. Lo cual, permite tratar una amplia gama de problemáticas, además de ser una herramienta óptima para el desarrollo personal.

El Mindfulness surge de la introducción de algunos elementos de la meditación Vipassana – que significa “ver objetivamente” o “introspección” o “conciencia plena”- procedente del Budismo Theravada, en el campo de la psicología cognitivo conductual; ambas tradiciones se complementan y presentan características que se solapan. De esta confluencia entre disciplinas, surge el Mindfulness como herramienta que incorpora técnicas basadas en la evidencia para desarrollar el conocimiento de uno mismo y un sentido saludable de autocontrol y autoeficacia en múltiples ámbitos de la vida.

Hipnosis Clínica

La hipnosis clínica puede ser terapéutica en sí misma y emplearse como eje angular de algunos sistemas terapéuticos, como en el caso de los enfoques Ericksonianos. También se puede emplear como una herramienta amplificadora, facilitadora y coadyuvante para el aumento de la eficacia terapéutica.Por lo tanto, no es de extrañar que la hipnosis haya estado presente en la psicología desde sus inicios, incluso existen antecedentes documentados de su uso como método terapéutico anteriores al establecimiento de la disciplina psicológica. Su enorme versatilidad hace de esta una herramienta altamente recomendable en el repertorio de habilidades del terapeuta por su eficacia en multitud de aplicaciones.

Terapia Racional Emotiva (RET)

Albert Ellis desarrolló este tipo de terapia perteneciente al grupo de las intervenciones de reestructuración cognitiva. La Terapia Racional Emotiva (RET) tiene su foco en la modificación de las creencias irracionales; es decir, de aquellas convicciones que al analizarse con detalle no poseen ninguna evidencia ni argumentación objetiva. Se considera que las creencias irracionales pueden ser la causa del malestar que experimenta el sujeto. En la RET se emplean diferentes técnicas que persiguen la modificación de las creencias irracionales, lo que también implica un cambio en las emociones asociadas.

Terapia Breve Estratégica (TBE)

La Terapia Breve Estratégica (TBE) considera que las dificultades del sujeto provienen de la forma en que se relaciona con el mundo y de cómo interpreta la realidad. Entiende que cada persona percibe la realidad bajo su propio prisma; y en consecuencia superar un problema implica modificar el sistema de interacciones con el entorno. Escribía Epiceto hace casi 20 siglos ” No son propiamente las cosas en si que nos fastidian, sino las opiniones que nosotros tenemos de ellas”. La TBE se alimenta de los conocimientos de la escuela de Palo Alto, destacando las técnicas desarrolladas por Erickson y las teorías de Watzlawitz. También son notables las aportaciones de Nardone entre otros autores que han ampliado y determinado su evolución. Desde la TBE se dirige la intervención hacia las soluciones del problema considerando que las soluciones intentadas por el sujeto están contribuyendo a su mantenimiento. Por ejemplo, una técnica utilizada en este tipo de intervención podría ser la recomendación de soluciones que parecen incoherentes pero que en la práctica ayudarán a una resolución rápida del problema.

Terapia Centrada en Soluciones (TCS)

La Terapia Centrada en Soluciones (TCS) se enfoca hacia las soluciones sin necesidad de profundizar en la historia del problema, es decir, no investiga las causas del pasado ni el proceso de desarrollo del problema, si no que se centra directamente en la búsqueda de soluciones. Para ello se trabaja con una perspectiva colaborativa entre paciente y  terapeuta, y en muchas ocasiones también junto a otros miembros cercanos al paciente. Des de la TCS se entiende que el sujeto forma parte de un sistema; por este motivo es un enfoque que se aplica habitualmente en intervenciones familiares y de pareja. La TCS persigue solucionar los problemas con intervenciones psicológicas cortas y eficientes. Se centra en el momento actual y en las dificultades que el individuo tiene en el presente.Se potencian los recursos de los pacientes, poniendo énfasis en las situaciones en las que no ocurre el problema, y en cómo el sujeto plantea su vida sin esta dificultad. Se definen los objetivos a alcanzar y se trabaja sobre ello.

EMDR – Eye Movement Desensitization and Reprocessing

Este tipo de técnica está indicada para el tratamiento de personas que han sufrido una experiencia traumática, pero también para superar multitud de situaciones difíciles. En la aplicación del EMDR se reprocesa información relativa al acontecimiento traumático, para entonces, modificar su función en el momento presente, y así, también en los posteriores. Esta técnica, empleada ya por la doctora Francine Shapiro a finales de los 80, ha sido avalada por numerosos estudios científicos. Consiste en una forma de aplicación de la desensibilización, en la que se combina la aplicación sistemática de determinados estímulos auditivos, visuales o táctiles, con propósito de reducir la carga emocional del evento traumático, y así, aportar bienestar y tranquilidad a la persona.

¿Se ofrecen “terapias alternativas”?

No, no hacemos magia, hacemos lo que funciona.

Las llamadas “terapias alternativas”, si es que se pueden llamar terapias, son alternativas por no haber podido demostrar que funcionan. Si una práctica se puede demostrar como eficaz para mejorar determinada circunstancia, dejaría de llamarse “alternativa” para formar parte de la psicología. Un ejemplo claro de esto lo encontramos en la meditación. Como es conocido, la meditación es una práctica milenaria que ha perdurado hasta nuestros días gracias a la religión.  En el momento que se demuestra que la meditación puede tener un efecto positivo sobre la salud, se trata de aislar de la tradición los componentes activos, es decir, aquella parte de la práctica que sabemos que funciona, para sí,  añadirla como herramienta en el cuerpo de la psicología a disposición de psicólogos y usuarios. Dando como resultado de este proceso la incorporación de la Meditación en la psicología más seria y rigurosa.

Vivimos en tiempos en los que nos encontramos  saturados de “productos milagro” por los evidentes intereses económicos. Todo este ruido genera una enorme confusión al que está en busca de consulta psicológica, lo cual dificulta enormemente que las personas encuentren una manera eficaz de mejorar su situación. Tomamos en serio a las personas, y por eso, consideramos que lo relacionado con la salud debe ser abordado con rigurosidad.

Por esto estamos comprometidos con:

  • la honestidad sobre los tratamientos disponibles y los resultados que de ellos se pueden esperar
  • la elección de tratamientos psicológicos eficaces
  • dar respuesta a las solicitudes de nuestros usuarios con atención psicológica de la más alta calidad, para que la persona que busca ayuda psicológica encuentre solución a su motivo de consulta en el menor tiempo posible, con el más bajo coste económico y con el mínimo sufrimiento posible.

Blog de psicología

Curso de Hipnosis Gratis en Youtube

leer más

Cómo dejar de fumar porros | 72 Beneficios de dejar la Marihuana

leer más

¿Quieres mejorar tu Bienestar Psicológico?

leer más

Cómo comprometerse con las tareas diarias para ser más eficiente, mejorar el estado de ánimo o superar la depresión

leer más
A %d blogueros les gusta esto: