Psicólogo Barcelona

¿Quieres resultados?

¿Por qué no probar lo que funciona?

!Pedir Visita Ya!

Práctica basada en la evidencia científica

adaptada a tus necesidades individuales

!Pedir hora ya!

Atención de Psicólogos Barcelona

!Pedir Hora Ya!

Al enviar aceptas la política de privacidad

Terapias Conductuales de 3a Generación

Mindfulness

psicologos-barcelona-hipnosis-clinica

Hipnosis Clínica

Terapia Breve Centrada en Soluciones

¿Es posible dejar de pelear contra uno mismo, contra los propios pensamientos, sentimientos y emociones, para enfocar sus acciones y su vida hacia sus valores?

Cuando las personas nos planteamos acudir a una primera sesión terapéutica, es casi seguro que llevamos una larga lucha a nuestras espaldas. Incluso a veces, cuanto más nos esforzamos para mantener a raya a aquello que nos atormenta, más grande parece tornarse nuestro enemigo.

¿Podría ser que todo su esfuerzo hubiera estado formando parte de una estrategia que no funciona?

¿Estaría dispuesto a cambiar algo de esa estrategia en favor de aquello que considera importante en su vida?

Actuo Psicólogo Barcelona es un centro de psicología dirigido a ofrecer atención psicológica y conocimientos relacionados con la psicología. Por lo que está destinado a usuarios de psicoterapia, profesionales de la psicología y demás interesados en esta disciplina. Nuestro enfoque de tratamiento consiste en proporcionar información y habilidades personalizadas para ayudar con empatía y comprensión a abordar una amplia gama de situaciones vitales y lograr el crecimiento personal. Empleamos diversos métodos basados en la evidencia científica e incorporamos lo que es más adecuado y útil para el trabajo conjunto con cada persona, en favor de su autonomía, fortaleza y objetivos.

Blog

Conductismo

 "Los grandes problemas que afronta el mundo de hoy sólo se pueden solucionar si mejoramos nuestro entendimiento del comportamiento humano. Los puntos de vista tradicionales han permanecido durante siglos, y creo que es justo decir que han demostrado ser inadecuados....

leer más

Deporte Antidepresivo

¿Qué dice la ciencia de la relación entre el ejercicio físico y la depresión? Casi todos hemos escuchado alguna vez que el deporte puede ayudarnos en estados depresivos alterando nuestro estado de ánimo. También puede que lo hayamos experimentado, pero ¿qué dicen los...

leer más

Contáctenos rellenando el Formulario, por Correo, Teléfono o Whatsapp

Consulta en:

C/ Rogent nº 54, entresuelo 2ª

08026 Barcelona

                  También atendemos a Domicilio

psicólogo Barcelona

653928294

info@psicologo.barcelona

Precio Sesión de 1h

45
  • Atención psicológica en consulta privada

Precio Sesión a Domicilio

80
  • Atención psicológica en su casa con desplazamiento incluido

Precio Sesión de 1h y 30min

65
  • Atención psicológica en consulta privada

¿Cuándo es aconsejable ir al psicólogo?

Es aconsejable cuando experimentamos un malestar que se mantienen en el tiempo con síntomas como: ansiedad, tristeza, obsesiones, problemas sexuales y de pareja, insomnio, ira, miedos… Es adecuado para las personas que están pasando por un momento difícil o para aquellas que se proponen vivir mejor en general o mejorar en campos específicos, como pueden ser el deporte, la gestión de tareas, las relaciones sociales, la timidez en ciertas situaciones… La gente a menudo no consulta por los trastornos tradicionales, y en absoluto visitar a un psicólogo significa que estamos enfermos, sino al contrario, es otro paso en la dirección que consideramos valiosa.  A veces, cuando tenemos un problema, las personas ponemos en marcha un conjunto de estrategias para solucionarlo que pueden no ayudar a resolverlo, pudiendo agravarlo e incluso formar parte del problema en sí. Lo cual evidencia que el problema no es ni está en la persona, sino en la estrategia que se ha utilizado. Por eso puede ser muy útil consultar con un psicólogo para señalar la estrategia de resolución que no está funcionando y modificar lo que hacemos. En definitiva, ir al psicólogo debería ser resultado de una elección individual, ya sea por que experimentamos un malestar, para facilitar la adaptación a nuevas situaciones, o para optimizar nuestro rendimiento, habilidades y bienestar.

¿Cuál es la frecuencia de las consultas, cuánto dura la terapia psicológica y en cuanto tiempo veré resultados?

Lo más habitual es empezar con una sesión de una hora por semana. A medida que se avanza en el tratamiento, las sesiones se van espaciando, cada dos o tres semanas, en función de las necesidades de cada uno. Lo más razonable parece ser el inclinarse por las terapias breves para minimizar el dolor y el coste. Cuando estamos mal, es natural buscar la mejoría lo antes posible. Además, en muchos casos, el factor económico también es algo a tener en cuenta, y a menos sesiones menor será el precio del total del tratamiento. En cuanto a la duración del proceso, varía según la persona, el problema inicial, la implicación en la terapia, y otras muchas variables. Al ser algo que depende de muchos factores, no es posible determinar de antemano cuánto durará el total de la intervención. A veces, con una sesión se siente una gran mejoría y también hay personas que quieren visitarse solo una vez para tratar una cuestión particular. Luego, son frecuentes tratamientos de aproximadamente unas 8 sesiones repartidas en unos meses. En algunos casos, aunque son los menos, a ciertos usuarios les puede ser conveniente irse visitando con regularidad durante largos periodos de tiempo. Por último, mencionar que hay terapeutas que todavía emplean sistemas terapéuticos de larga duración como el psicoanálisis. Por eso vale la pena informarse de la forma de trabajar de cada psicoterapeuta antes de la primera visita, para encontrar aquello que se adapta mejor a nuestras preferencias.

¿Cómo es la primera visita?

La primera visita consiste en una entrevista inicial en la que se tratade identificar el problema y establecer los objetivos del tratamiento. Sabemos que el vínculo terapéutico, es decir, la relación entre terapeuta y usuario, es un elemento clave para el éxito del tratamiento. Por eso en la primera visita se establecen las bases de esta relación, aclarando que el cliente, su historia vital, y lo que quiere construir en su vida es el centro del tratamiento. La guía son los valores del usuario, y es él quien elige sobre qué versará el tratamiento. En esta sesión se fija el tono emocional estableciendo un entorno seguro en el que el terapeuta no juzga a sus clientes, sino que colabora con ellos como aliado. El terapeuta no es una “persona superior que lo sabe todo y resuelve problemas”, sino que trata de maximizar la fortaleza del usuario para llevar todavía mejor su vida adelante.

¿Cómo es la dinámica del tratamiento y la relación terapéutica?

Cada sesión es única y especial, adaptada a cada persona, enfocada a sus problemas y objetivos específicos. En las sesiones se emplean como herramientas la conversación, ejercicios, metáforas, registros, tests, hipnosis, meditación, etc. No solo nos centramos en los síntomas, sino que la atención se dirige esencialmente hacia lo que la persona quiere hacer en su vida. La relación entre el usuario y el terapeuta es una relación entre iguales, no jerárquica, sino igualitaria, no directiva y exploratoria. Por lo tanto, el terapeuta tiene un rol activo, pero en ningún caso impone nada. Es como si terapeuta y usuario fueran dos escaladores cada uno en una ladera de la montaña. El psicólogo está atento al recorrido del usuario, y desde su otro ángulo, tiene otra perspectiva. Hay cosas que solo se ven desde el recorrido, por eso el usuario es quien habla de lo que siente y piensa, de sus valores o si se encuentra o no escalando la montaña adecuada; mientras que el terapeuta tiene la ventaja de la perspectiva. El usuario es el experto en sí mismo y su recorrido, y el terapeuta está especializado en el funcionamiento de lo que las personas hacen, sienten y piensan. Por eso no nos referimos a las persona que acuden a terapia como pacientes. El paciente es el que tiene paciencia, y es necesario desvincular el término de la connotación en la que el usuario es un sujeto pasivo que recibe un tratamiento, sino al contrario, la parte más importante en el recorrido la hace el usuario. Por todo lo dicho, debe haber siempre un acuerdo entre terapeuta y usuario tanto sobre los objetivos como los métodos que se llevarán a cabo para conseguirlos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando las aceptas

Más información ACEPTAR

Aviso de cookies