Terapias psicológicas para niños, adultos, parejas y familias

En Actuo ofrecemos terapia psicológica en todos los formatos, es decir,  puedes acudir a nosotros ya sea que estés buscando terapia psicológica individual para adultos, que estés interesado en terapia psicológica para niños o terapia psicológica infantil, que quieras acudir a consulta con tu pareja a modo de terapia de pareja, o que consideres oportuno visitarte con varios miembros de tu familia en forma de terapia familiar.

Psicoterapia para adultos

Psicoterapia para niños

Psicoterapia para parejas

Psicoterapia para familias

Motivos de consulta psicológica

Cada una de estas imágenes representa algunos de los motivos de consulta psicológica que son más frecuentes, por los que las personas deciden acudir al psicólogo, pero no todas, cada uno tiene sus razones particulares para solicitar el soporte de un psicólogo. Las personas no van solo al psicólogo por padecer trastornos psicológicos sino que hoy en día es común consultar al psicólogo sin necesidad de tener un trastorno, es más, lo más habitual es solicitar ayuda psicológica cuando nos encontramos en una situación difícil o nueva, por ansiedad o para  la mejora personal. Si quieres ampliar tu información sobre este punto, pincha sobre el enlace a continuación para leer sobre cuando solicitar ayuda psicológica.

Algunas de las categorías que encontrarás en esta sección, están formuladas en base a categorías propuestas por el DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) o el CIE- 10 (acrónimo de la Clasificación internacional de enfermedades, décima versión). En la actualidad, dichas clasificaciones diagnósticas son blanco de críticas y multitud de voces están posicionándose en favor de una revisión de la adecuación del sistema diagnóstico argumentando falta de validez. Desde Actuo psicólogo barcelona mantenemos un enfoque funcional contextual, es decir, consideramos que el individuo reacciona en base a su historia vital y el entorno del momento presente. Esta premisa conlleva el poner especial énfasis en la búsqueda de los factores responsables de que la persona esté respondiendo de aquella forma que ella misma considera inoportuna. En otras palabras, lo que hacemos para promover el cambio es hallar cuáles son los elementos que están manteniendo el problema, para así desestabilizaros y conseguir un nuevo resultado. Pinchar aquí para leer más sobre cuándo visitar a un psicólogo independientemente de tener o no un diagnóstico o supuesta enfermedad.

Terapias psicológicas

No hacemos magia, hacemos lo que funciona.

Las llamadas “terapias alternativas”, si es que se pueden llamar terapias, son alternativas por no haber podido demostrar que funcionan. Si una práctica se puede demostrar como eficaz para mejorar determinada circunstancia, dejaría de llamarse “alternativa” para formar parte de la psicología. Un ejemplo claro de esto lo encontramos en la meditación. Como es conocido, la meditación es una práctica milenaria que ha perdurado hasta nuestros días gracias a la religión.  En el momento que se demuestra que la meditación puede tener un efecto positivo sobre la salud, se trata de aislar de la tradición los componentes activos, es decir, aquella parte de la práctica que sabemos que funciona, para sí,  añadirla como herramienta en el cuerpo de la psicología a disposición de psicólogos y usuarios. Dando como resultado de este proceso la incorporación de la Meditación en la psicología más seria y rigurosa.

Vivimos en tiempos en los que nos encontramos  saturados de “productos milagro” por los evidentes intereses económicos. Todo este ruido genera una enorme confusión al que está en busca de consulta psicológica, lo cual dificulta enormemente que las personas encuentren una manera eficaz de mejorar su situación. Tomamos en serio a las personas, y por eso, consideramos que lo relacionado con la salud debe ser abordado con rigurosidad.

Por esto estamos comprometidos con:

  • la honestidad sobre los tratamientos disponibles y los resultados que de ellos se pueden esperar
  • la elección de tratamientos psicológicos eficaces
  • dar respuesta a las solicitudes de nuestros usuarios con atención psicológica de la más alta calidad, para que la persona que busca ayuda psicológica encuentre solución a su motivo de consulta en el menor tiempo posible, con el más bajo coste económico y con el mínimo sufrimiento posible.

 

 

 

Sobre la duración de los tratamiento psicológicos

“Lo breve, si es bueno, dos veces bueno.

Y lo malo, si poco, no tan malo.”

¿Son efectivos los tratamiento breves?

Sí, incluso en muchos casos pueden ser más eficaces que los tratamientos de larga duración. Ameundo las personas acuden en busca de un tratamiento psicológico al padecer una situación dolorosa, con el objetivo principal duracion tratamiento psicologicode superarla. Como es lógico, lo deseable es acabar con el dolor cuanto antes, pero no de cualquier manera, sino de una forma duradera que nos permita dirigirnos hacia aquella vida que deseamos. Esta es una de las razones por las que abogábamos por terapias breves y eficaces basadas en la evidencia científica. Además, los tratamientos psicológicos que empleamos no van exclusivamente dirigidos al síntoma, es decir, al dolor particular que ha llevado a la persona a solicitar la consulta psicológica, sino que además de resolver el síntoma, nos esforzamos por equipar a la persona con un conjunto de aprendizajes y herramientas con los que será más fuerte para el resto de situaciones complicadas de su vida, de manera que pueda salir adelante al disponer de más medios para afrontar el porvenir. A continuación comentamos algunos motivos del porque tienden a ser más convenientes las terapias de corta duración, así como algunas excepciones.

  • No crear dependencia a la terapia: uno de nuestro principales motivos para dedicarnos a esto es el contribuir al empoderamiento de las personas.  Esto es, nuestro objetivo es cooperar con las personas en el camino de hacerse más libres, más fuertes, más auto-sufientes, más plenas, más capaces de encarar por sí mismas la gestión de su propia vida.  Desde la psicología sabemos que los tratamientos largos pueden ser contraproducentes al generar en la persona el efecto contrario al deseado. En otras palabras, puede que la persona desarrolle cierta dependencia a la terapia, y la dependencia es algo muy opuesto al empoderamiento, y por lo tanto, contraria a nuestros objetivos y principios.
  • El coste del tratamiento: a demás del perjuicio del coste en la autonomía personal de la que hablábamos anteriormente al alargar la duración del tratamiento, hay otro perjuicio en cuanto a coste se refiere, que es el coste económico. A más sesiones mayor coste económico. Evidentemente, si lo que queremos es favorecer a nuestro usuario en todos los sentidos, raramente lo estaríamos haciendo de manera adecuada si menospreciáramos el inconveniente del gasto económico.
  • Llegar a más personas: esto se explica por la cuestión de la disponibilidad, a menor duración de los tratamientos, más tratamientos podremos realizar y a más personas podremos llegar.

Las excepciones

  • Problemas que por su naturaleza requieren de un tratamiento largo o crónico: hay personas que padecen ciertas afecciones, como por ejemplo la esquizofrenia o el Trastornos de personalidad límite, en las que puede ser conveniente ayuda psicológica con determinada regularidad durante periodos prolongados.
  • Consultas de control y evaluación: una vez terminada la fase del tratamiento que requería mayor frecuencia en las consultas, en algunos casos puede ser apropiado ir haciendo visitas espaciadas en largos periodos de tiempo -como por ejemplo cada 6 meses- para controlar que se está siguiendo adecuadamente el camino trazado, y que este camino sigue siendo adecuado para conseguir los objetivos que la persona quiere, además de reforzar las fases previas del tratamiento.
  • Consultas no constituyentes de tratamiento psicológico: hay personas que gustan de tratar algunos temas con su psicólogo de confianza, por lo cual, se van visitando de vez en cuando, dado que el psicólogo guarda absoluta confidencialidad con todo los temas que se trata en las sesiones. Lo cual puede servir como “desahogo” al poder tratar con alguien aquello que es íntimo.

 

¿Cuánto dura un tratamiento psicológico?

Depende. Hay personas que aun y partir de una situación muy dolorosa sienten una gran mejoría incluso con tan solo una sesión, mientras que como decíamos anteriormente en las excepciones, en algunos casos puede ser conveniente visitarse con regularidad durante largos periodos de tiempo. Por ejemplo, un tratamiento para de dejar de fumar con Terapia de Aceptación y compromiso podría establecerse con ocho semanas a una frecuencia de una sesión por semana, pudiendo ser convenientes posteriores sesiones de control. Siguiendo con los ejemplos, tratamientos contractuales para Ansiedad o Depresión, pueden oscilar entre cuatro y doce semanas a una frecuencia de una sesión semanal o quinquenal. Como decimos, la duración es variable y se va acordando la frecuencia conjuntamente con el usuario, siendo oportuno ir espaciando las sesiones a medida que se avanza en el tratamiento, pudiendo empezar con una frecuencia semanal, para pasar luego a una sesión quinquenal o mensual.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando las aceptas

Más información ACEPTAR

Aviso de cookies