La Terapia dialéctica comportamental  o DBT -por sus siglas en inglés- es  una terapia cognitivo-conductual englobada dentro de las terapias conductuales de tercera generación, que fue originalmente desarrollada por Marsha Linehan como tratamiento para el Trastorno de personalidad límite, siendo ahora considerada la mejor terapia para el tratamiento de dicho trastorno. Sin embargo, la investigación reciente ha mostrado que su eficacia se extiende mucho más allá del tratamiento para el trastorno límite. La Terapia Dialéctica Conductual es un tratamiento eficaz para la depresión, las adicciones, el trastorno por estrés postraumático y los trastornos de la alimentación. Al igual que otras terapias de la tercera ola de las terapias conductuales, esta también está basada en gran medida en el Minfulness, y como comenta Marsha Linehan este tratamiento es adecuado para los pacientes que tienen los problemas más graves. 

El objetivo principal de la Terapia Dialéctica conductual es el construir una vida merecedora de ser vivida, es decir, tener una vida plena, dirigida a conseguir todo aquello que es significativo y valioso para la persona. No es solo un programa para prevención del suicidio sino que es un programa para ayudar a conseguir la vida que la persona quiere vivir.

Uno de los principios es la premisa de que la personas tienden a obrar lo mejor que pueden, pero puede ser que carezcan de las habilidades necesarias para conseguir en su vida aquello que desearían.

 

¿De dónde proviene el nombre de Terapia Dialéctica Conductual?

Vamos a comentar los términos que dan nombre a esta terapia:

Dialéctica

La palabra Dialéctica es tomado como un concepto filosófico que se refiere a que dos ideas aparentemente opuestas, pueden coexistir simultáneamente. Lo cual consite en combinar la Aceptación de que lo has estado haciendo lo mejor que puedes -a pesar de que los resultados conseguidos pueden no ajustarte a tus deseos- con la apertura al cambio para seguir modificando cosas para conseguir aquello que quieres. Digamos que la dialéctica se refiere al baile constante entre la aceptación de que hemos estado haciendo lo mejor que podemos hasta ahora y el tomar acción hacia el cambio para incluir en nuestro repertorio nuevas habilidades que nos acerquen cada vez más a aquello que queremos.

Conductual

La conducta es todo aquello que puede ser reforzado o castigado. Reforzar es todo aquello que incrementa la probabilidad de que una conducta se vuelva a dar. Por ejemplo, sacar un excelente en un examen podría ser un reforzador responsable de que volvieras a estudiar en el futuro. O por ejemplo, si le haces un favor a un amigo y él te lo agradece y te hace un regalo, el agradecimiento y el regalo podrían ser reforzadores de la conducta de hacer favores.  Somos susceptibles al sistema de reforzamiento todos los animales, como por ejemplo gatos, ciervos y humanos -seamos o no terapeutas-. Entonces la Terapia Dialéctica Conductual trata de poner los reforzadores al servicio de los objetivos que la persona tiene para su vida.

 

La terapia Dialéctica Conductual trabaja marcando el logro de objetivos

Los objetivos son cosas que queremos conseguir para que nuestra vida sea mejor, ya sean en positivo, como por ejemplo mejorar los resultados académicos o mejorar nuestras relaciones sociales, o en negativo, como sería el dejar de beber o dejar otras drogas. Algunos de los objetivos de la fase inicial de la Terapia Dialéctica Comportamental pueden ser superar lo pensamientos suicidas, hacerse daño a uno mismo, restringir los atracones de comida, erradicar el consumo de drogas, acabar con las conductas sexuales peligrosas, dejar de robar o de agredir físicamente a otros a uno mismo. Es decir, se abordan en primer lugar los objetivos más urgentes que pueden traer mayores consecuencias negativas  para la vida, y luego el terapeuta dialéctico conductual se centra en ayudar a conseguir los objetivos que el usuario considera más importantes para mejorar su vida.

Desde la Terapia Dialéctica Comportamental se es consciente de la dificultad del camino que puede constituir la vida de las personas, y se considera que lo más que puede hacer un terapeuta de Terapia Dialéctica Comportamental es ayudar a los usuarios a conseguir sus metas. En otras palabras, la relación terapéutica se entienda como una relación entre iguales en la que terapeuta y paciente reman en la dirección de conseguir los objetivos del usuario.

 

¿Qué personas pueden beneficiarse de la Terapia Dialéctica Comportamental?

La Terapia Dialéctica comportamental ha sido probada y siguen proliferando los estudios para su aplicación en personas con muchas dificultades distintas, teniendo todas ellas como punto en común la dificultad de regular las emociones y que se sienten viviendo como en una montaña rusa de emociones. Por ejemplo, puede ser adecuada para personas que se sienten más decepcionada que los demás cuando las cosas no funcionan como desearían, o para personas que pueden sentir una tristeza insoportable al ver una película, o para personas que sienten como si hubieran nacido en una familia equivocada -como si fueran un león en una familia de gatos-.

 

¿Qué modalidades puede adoptar esta terapia?

 

La terapia Dialéctica Comportamental puede adoptar diversas formas, la forma de terapia individual, la de terapia grupal o la de entrenamiento en habilidades 24 h, y estas formas pueden combinarse entres sí. A continuación comentamos las distintas formas de aplicación.

 

Terapia Dialéctica Conductual Individual

Se implementa mediante sesiones estructuradas de terapia individual. Tal y como decíamos, se centra en la modificación de conductas para la consecución de los objetivos. También se focaliza en la dialéctica, es decir en el equilibrio entre la aceptación y el cambio. Para ello se lleva a cabo un seguimiento de las emociones experimentadas entre las sesiones.

 

Terapia Dialéctica Conductual Grupal

Este modo de aplicación consiste en una reunión semanal en la que en cada sesión se trabaja una habilidad particular para el manejo de las emociones, tolerar el estrés y mejorar la forma en la que los asistentes se relacionan en su vida diaria con las demás personas.

 

Entrenamiento en Habilidades 24 horas

Esto significa que el usuario puede llamar al terapeuta en las 24 horas del día, sin restricción horaria, para pedirle ayuda y evitar llevar a cabo aquellas conductas que le alejarían de conseguir sus objetivos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando las aceptas

Más información ACEPTAR

Aviso de cookies